You must have JavaScript enabled to fully experience and utilize AA.com

Historia del Admirals Club



El Admirals Club fue el primer club VIP de una aerolínea. En 1936, la industria de la aviación comercial contaba con pocos partidarios fuertes y el presidente de American Airlines, C.R. Smith, quería darles un reconocimiento. Por ello, empezó por llamar "Admirals" (Almirantes) a los pasajeros notables y a los amigos de la aerolínea, manteniendo consistencia con el nombre asignado a los aviones de la aerolínea: la "Flagship Fleet" (Flota "de buques" insignia).

En 1939, American decidió que los Admirals merecían tener un lugar especial donde descansar antes o después de sus vuelos. El primer salón Admirals Club compartió espacio con el alcalde Fiorello LaGuardia en el recién inaugurado Aeropuerto LaGuardia de Nueva York. Las críticas de la prensa frente a las amplias y bien equipadas oficinas del alcalde llevaron a este a alquilarle el espacio a terceros. El representante de American Airlines, Red Mosier, aceptó inmediatamente la oferta y así nació el club privado del aeropuerto. Irónicamente, cuando los documentos para solicitar la licencia de venta de licores estuvieron listos, un juez se negó a otorgarle al club el nombre "Admirals Club" sobre la base de que el público pudiera pensar que era una instalación destinada únicamente a los almirantes de la Marina. Es por ello que en un inicio el club fue llamado "Flagship Club", hasta que los obstáculos legales fueron finalmente superados.

Durante los primeros años, la membresía al club era otorgada solamente a criterio del personal de ventas de la aerolínea. Las membresías eran concedidas a los viajeros frecuentes o a los clientes VIP. Siguiendo con el tema náutico, los recepcionistas del club eran llamados "skippers" (capitanes de barco) y a los camareros se les llamaba "stewards" (camareros de barco)."

El segundo club de la aerolínea quedaba en el Aeropuerto Nacional de Washington y abrió junto con el aeropuerto en 1939. Al estar ubicado en un área "seca", el club tenía prohibida la venta de bebidas alcohólicas. Sin embargo, por un cargo nominal, el club almacenaba botellas para sus socios. En 1970, cuando la ley de licores de Virginia fue cambiada, la política del club también cambió. En algún momento, el club tuvo más de 9,000 botellas almacenadas, muchas de ellas pertenecientes a políticos poderosos de EE.UU.

En 1967 hubo un cambio en los requisitos para obtener una membresía al Admirals Club, cuando American estableció la política abierta de aceptar socios que pagaran por sus membresías (una política que se mantiene hasta el día de hoy). La tarifa en 1967 era de $25 por año o $250 por una membresía vitalicia. Casi todos los socios del Admirals en ese entonces decidieron pagar para así poder mantener sus membresías.

Hoy en día, todas las personas de 18 años de edad o más pueden ser socios del Admirals Club. Las tarifas de membresía al Admirals Club están basadas en la categoría de la persona dentro del programa AAdvantage de American, y van desde $350 o 50,000 millas anuales del programa AAdvantage para una nueva membresía de un socio AAdvantage Executive Platinum®, hasta $500 u 80,000 millas anuales para un socio AAdvantage con membresía regular. Los pases de un día al club están disponibles a $50 por persona.

Los clubes fueron diseñados simplemente para brindar un refugio tranquilo y lejos del bullicio de las terminales de los aeropuertos. Hoy en día, en éstos también se ofrece información sobre los vuelos de American, American Eagle y AmericanConnection. Además, cuentan con televisión, café, té, refrescos y bocadillos de cortesía; y ayuda con las reservaciones, la selección de asientos y la emisión de tarjetas de embarque. Las personas que desean trabajar pueden utilizar las máquinas de fax, fotocopiadoras, computadoras personales*, teléfonos, servicio de mensajes y catering, teléfonos con altavoz y paneles de presentación. Algunos clubes también ofrecen duchas.

Otras aerolíneas han seguido la iniciativa de American y han formado sus propias cadenas de clubes en aeropuertos. En el 2001, cuando American realizó una compra considerable de los activos de TWA, Inc., se ofreció a los socios del Ambassadors Club de TWA la oportunidad de convertirse en socios del Admirals Club y así poder disfrutar de una cadena de clubes de aeropuerto mucho más extensa.

American Airlines ofrece Centros Ejecutivos en los salones Admirals Club de los aeropuertos de Chicago O’Hare, Dallas/Fort Worth Internacional y LaGuardia en Nueva York. Cada Centro Ejecutivo ofrece un conjunto único de servicios y comodidades: salas de conferencias pequeñas y grandes, equipo audiovisual, puertos de datos para computadoras, paneles de presentación, televisores, reproductores de video (VCR), proyectores de diapositivas y proyectores de datos Proxima. Además, ofrecen servicios notariales, disponibles previa solicitud. Los socios y no socios del Club pueden usar los Centros Ejecutivos para no verse en la necesidad de tener que pasar la noche en un hotel o de alquilar un auto con motivo de sus reuniones de negocios. El primer Centro Ejecutivo abrió en 1989, en el Aeropuerto LaGuardia de Nueva York.

Usar un Centro Ejecutivo del Admirals Club para realizar una reunión en una gran ciudad es la manera más eficaz de ahorrar tiempo y dinero. Quienes asisten a las reuniones en los Centros Ejecutivos no tienen que estar viajando ese día para poder ingresar a éstos, pero deben someterse a las revisiones de seguridad tal como lo hacen todos los pasajeros y la tripulación. Los que deseen más información o reservar las salas de conferencias, pueden llamar gratuitamente al 1-800-237-7971 (desde EE.UU.) y seleccionar la opción 3 de información o reservaciones.

En la actualidad, existen 44 salones Admirals Club repartidos en 38 aeropuertos de la red de American Airlines. Estos incluyen a Atlanta, Austin, Bogotá, Boston, Buenos Aires, Caracas, Chicago O’Hare, Ciudad de México, Ciudad de Panamá (Panamá), Dallas/Fort Worth, Denver, Filadelfia, Frankfurt, Honolulu*, Kansas City, Londres-Heathrow, Los Ángeles (Aeropuerto Internacional), Miami, Nashville, Nueva York-Kennedy, Nueva York-LaGuardia, Newark, Orange County (California), París, Raleigh-Durham, Río de Janeiro, São Paulo, San Diego, San Francisco, San José (California), San Juan (Puerto Rico), Santiago, Santo Domingo, St. Louis, Tokio, Toronto, Washington D.C.-Dulles y Washington D.C.-Reagan.

*La sede de Honolulu comparte el salón con Qantas.

 

Última revisión: marzo de 2010